Buscadores de tendencias culinarias que unen su pasión por la gastronomía y el fervor por descubrir los mejores restaurantes. Se conocen los lugares de moda de la ciudad, los prueban y lo cuentan.

Cuidan sus imágenes, sus publicaciones y miman a sus seguidores. No engañan. Cuando visitan un restaurante y les gusta, lo alaban; pero no por eso esconden los aspectos a mejorar. Los foodies marcan una revolución que ya es tendencia.

Gastrónomos 2.0

De siempre se ha conocido a los expertos en gastronomía o a los aficionados del buen comer como gastrónomos o gourmets (de origen francés y aceptado por la RAE). Sin embargo, desde hace algunos años, distinguimos a este colectivo como foodies: aquellos apasionados de la comida y la bebida que se caracterizan por conocer los lugares de moda.

A diferencia de los “gourmet” (con altos conocimientos sobre platos muy sofisticados y con un paladar más entrenado), los foodies son amateurs con vocación por la comida. Saben a qué lugares ir para degustar depende qué recetas. También conocen las rutas gastronómicas y tienen una comunidad digital a la que deleitar con sus fotos y descripciones.

Para ello, las redes sociales son su principal herramienta, e Instagram cobra un papel protagonista (¡cómo triunfan las imágenes!). Los foodies encuentran en Internet una fuente muy valiosa para conocer las opiniones de sus seguidores. De la misma manera, el público online ha encontrado en los foodies una fuente muy fiable de la que dejarse guiar.

foodie

¿Por qué triunfan los foodies?

Cercanía

Los foodies tienen contacto directo con sus seguidores. Ellos publican un plato de un restaurante y buscan que su público interactúe y dé su opinión. ‘¿Habíais venido a este restaurante?’ ‘¿Qué os parece la presentación del plato?‘. De esta manera, sus seguidores opinan y se crea un diálogo entre el  foodie influyente y su comunidad digital. Los seguidores confían en las recomendaciones y rutas que les proponen los foodies, más que del propio restaurante.

creatividad

Cualquier perfil de Instagram, página de Facebook o cuenta de Twitter de un foodie es creativa, original y con un sello único. Cuidan mucho las imágenes y las descripciones de sus sugerencias. Además, utilizan una línea visual propia (¡Muy importante!). Siempre intentan diferenciarse del resto de foodies y hacer de sus publicaciones algo único. Así, los seguidores relacionan rápidamente la imagen con la guía de estilo del foodie en cuestión.

calidad

Puede que las recomendaciones que los foodies hagan a sus seguidores no sean de un restaurante con Estrella Michelin, pero siempre muestran sugerencias que realmente les han satisfecho (o que no, ¡pero también lo dicen!). Sus publicaciones están hechas en primera persona, de una forma actualizada y siempre con una opinión, independientemente del restaurante que sea. Esto aporta a la comunidad digital una garantía de calidad. Las recomendaciones son sinceras.

Si unimos cercanía, creatividad y calidad, y además, somos fans de la gastronomía y el buen comer, los foodies nos abren una ventana llena de restaurantes, cafeterías y bares donde poder disfrutar de la mejor comida y bebida de la ciudad. ¿Te dejas llevar?

Regístrate para estar al tanto de todas nuestras novedades →

Deja un comentario