La metodología del trabajo está cambiando. Las personas empiezan a decir adiós a su oficina, para acudir a espacios adecuados para trabajar en remoto.

Cambian muchas cosas cuando decides romper una rutina que te ha acompañado durante años. La mayoría son positivas, por eso, cada vez más gente decide implementar esta nueva forma de trabajo a su día a día. Otras, hay que trabajarlas para adecuarlas a la nueva dinámica de trabajo.

Cuando llevas muchos años cumpliendo una jornada en la misma empresa, con un horario y una flexibilidad reducida, te puede sonar muy raro lo de “trabajar desde casa”. Es más, muchos piensan que aquellos que deciden trabajar en remoto, realmente se pasan el tiempo en pijama y están en “modo vacaciones” constante.

En este artículo vamos a analizar las razones REALES para lanzarte a trabajar en remoto, a la vez que desmentiremos los mitos más extendidos de estas nuevas formas de trabajo.

trabajar en remoto

Tres grandes razones para lanzarte a trabajar en remoto

1. AHORRAS tiempo

Podrás marcarte un horario y unos objetivos acordes a las tareas que tengas cada día. El hecho de trabajar en remoto, te permitirá decidir cuáles serán tus momentos de ocio. Al trabajar por objetivos, habrá días que tendrás que echar más horas, en función de tus tiempos de entrega. Sin embargo, habrá otros días que podrás dedicar la mayor parte de tu tiempo a familia y amigos. 

Es importante que te “obligues” a cumplir los horarios marcados. El compromiso deberá ser una de tus virtudes y la constancia deberá acompañarte diariamente para mantener tus metas y, así, alcanzar tus objetivos.

2. Simplificas los procesos de trabajo

Cuando trabajas en remoto, la comunicación con clientes, proveedores o compañeros es fundamentalmente escrita. No existen los procesos complejos. La burocracia se simplifica al máximo y las reuniones se reducen al todo lo posible. Los procesos necesitan ser sencillos para facilitar el trabajo de todos los involucrados. 

3. Eliges tu espacio de trabajo

Literalmente podrás trabajar desde cualquier lugar del mundo. Cada día más gente acude a cafeterías habilitadas donde abren su portátil, desayunan y pasan su jornada de trabajo. Ya conocemos las ventajas de trabajar en una cafetería: aumenta tu productividad y organizas mejor tus tiempos.

Desde Workat te ofrecemos los mejores locales de la ciudad donde podrás, además, disfrutar de un café muy económico mientras trabajas en una cafetería con todo lo que necesitas para desarrollar tu jornada laboral.

Conoce los locales Workat Pass en Madrid.

Conoce los locales Workat Pass en Zaragoza.

Conoce los locales Workat Pass en Barcelona.

Manual para que te funcione el trabajo en remoto

Quizá estás pensando en arriesgar, en llevar adelante tu idea de negocio, en crear tu propia empresa… en EMPRENDER. Desde Workat, hemos preparado un manual para todos aquellos que quieran emprender o que ya trabajan en remoto y no saben cómo hacer que sus tiempos y procesos de trabajo se optimicen.

¿No sabes por donde empezar? Esperamos que esto te ayude.

SIGUE SIEMPRE UN MISMO HORARIO

Trabajar en remoto no significa trabajar menos horas. Muchas veces es incluso más, ya que al trabajar por objetivos, es la única forma de demostrar que has hecho tu trabajo. Trabajar en remoto significa compromiso y confianza.

  • Compromiso: un horario flexible, facilidad para conciliar tu vida familiar, organización autónoma y trabajo por objetivos. El compromiso en el trabajo en remoto es la primera clave para poder hacerlo de manera profesional.
  • Confianza: deberás trabajar para gente que confíe en ti o bien, si eres el que contrata, a gente en la que confíes. Cuando trabajar en remoto la confianza es más que fundamental.

Actualizaciones diarias

Cada día, cuando empieces a trabajar deberás tener en cuenta varias cosas:

  • Revisar lo que hiciste el día anterior.
  • Tener claro las tareas que tendrás que hacer durante esa jornada.
  • Diferenciar entre lo importante y lo urgente.
  • Analizar todo aquello que te impida avanzar para mejorarlo.

Actualizaciones semanales

Cada viernes (o cada lunes), deberás echar la vista atrás para examinar toda la semana anterior.  Deberás hacerte dos preguntas:

  • ¿He cumplido objetivos?
  • ¿En qué podría mejorar? ¿Cómo voy a hacerlo?

Reuniones

Establece un día a la semana para las reuniones. Pongamos  de ejemplo que serán los miércoles. Ese día intentarás concentrar todas las reuniones de la semana. Si es por Skype, mejor, ahorrarás tiempo.

comunícate

No hablamos de decir lo primero que se te venga a la cabeza. Sino que, expreses a tus compañeros aquello que crees que es mejorable. Si en tu caso eres emprendedor, comunícate con proveedores, empresas o contactos que puedan ayudarle a madurar tu idea y lanzarla.

Si ya tienes implantada tu startup, utiliza las redes sociales. Comunícate con tu público. Diles a tus clientes dónde estás, promociona tu marca, interactúa con tu público, ¡hazlo cada día!

 

¿Quieres saber más? Regístrate para estar al tanto de todas nuestras novedades →

Deja un comentario